El Parkinson es una enfermedad crónica y degenerativa del sistema nervioso que se caracteriza por falta de coordinación, rigidez muscular y temblores. Estas distintas limitacion hacen que la persona vaya perdiendo desde la confianza para moverse hasta la incapacidad de valerse por si mismo.

Es una enfermedad muy desgastante y limitante no solo para la persona que lo padece sino también para la familia, la cual también requerirá asesoría desde el inicio del tratamiento terapéutico.
La terapia está dirigida a prolongar el mejor estado de confort en el paciente, buscando mantener habilidades lo máximo posible. Se desarrollaran tanto actividades físicas, como creativas que mantengan involucrado al paciente con su entorno familiar, favoreciendo de esta manera la mejora calidad de vida, para él o ella y su familia.